La Transferencia Del Huevo A La Nacedora



La trasferencia es el proceso mediante el cual se retiran los huevos de la incubadora, se colocan en bandejas y se transfieren a la nacedora, en donde terminan los últimos días de incubación. Esta labor se realiza entre los 18 y 19 días, debido a que transferencias muy tempranas o muy tardías generan condiciones subóptimas para los embriones, ocasionando menores nacimientos o problemas de calidad en el pollito nacido.


La transferencia es un proceso sumamente importante para el éxito del nacimiento, debe realizarse rápidamente y en condiciones de temperatura y humedad que no causen cambios bruscos con respecto a los parámetros a los que fueron sometidos los huevos en la incubadora. Esta práctica debe ser realizada de forma delicada, debido a que el cascaron es más frágil en esta etapa ya que el embrión ha absorbido parte del calcio que la conforma, de esta manera se evita causar fisuras, roturas y hemorragias internas que posteriormente causan la muerte del embrión. El proceso se realiza en un cuarto exclusivo manteniendo una leve presión negativa y con una temperatura entre 24 y 33°C. Estas condiciones evitan que las bacterias de los huevos contaminados entren a las máquinas y que se produzca un sobrecalentamiento o enfriamiento de los huevos.


Otros aspectos importantes a controlar en el momento de la transferencia:



  • Los huevos no beben permanecer por más de 30 minutos por fuera de las máquinas, para evitar el enfriamiento y retraso del nacimiento.

  • Las bandejas de las nacedoras utilizadas en el proceso, deben estar adecuadamente lavadas, desinfectadas, secadas y a una temperatura adecuada antes de que los huevos sean transferidos.

  • Los huevos contaminados, bomba, traslucidos y rotos deben ser colocados en recipientes con desinfectante con el fin de evitar la diseminación de los agentes contaminantes.

  • Los huevos no deben rodar a los extremos de las bandejas, si esto ocurre lo más probable es que los operarios están empujando fuertemente las bandejas o no son lo suficientemente altos y fuertes para realizar este tipo de labores.


Lsl1

Imagen 1. Transferencia manual.


Una vez realizada la transferencia y los huevos dispuestos dentro de la nacedora, debe mantenerse una temperatura ligeramente menor a la de los primeros días de incubación, para las nacedoras de etapa múltiple aproximadamente 98.5 °F, y para las nacedoras de etapa única va desde 99.0 °F en las primeras horas después de la transferencia hasta 96.5 °F en las ultimas horas antes de ser retirado el pollito de la nacedora; estos valores dependen del tipo de línea que se esté manejando en la incubadora.


Equipo de transferencia semiautomático:



El proceso de transferencia puede automatizarse mediante el uso de una maquina semiautomática, facilitando así el traslado de los huevos a las bandejas de nacimiento y reduciendo el porcentaje de huevos fisurados de 1 a 2%. El proceso consiste en el traslado de los huevos por medio de una cabeza de aspiración que se posiciona en la parte superior de los huevos, posteriormente desciende, los alza mediante vacío y los deposita en las bandejas nacedoras, lo cual garantiza un movimiento mucho más delicado del huevo, que realizándola manualmente.




Lsl1
Lsl1
Imagen 2. Transferencia semiautomática.


Conclusión


La transferencia es uno de los procesos más delicados durante la incubación. Esto, debido a que la manipulación inadecuada del huevo puede producir daños a la cascara y al embrión, causando su muerte y acarreando la disminución en los nacimientos y por consiguiente en la productividad de la planta y la compañía en general. Por este motivo se debe tener el mayor cuidado y velar por que el proceso se realice en las mejores condiciones posibles.


Realizado por:

Julián Azcárate – Cordinador planta de incubación línea liviana.
Pronavicola S.A.